Cristina Sanchez y su Vision de Vida
Blog de Cristina Sanchez


Inicio


Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [20] Sindicar categoría

Archivo
Febrero 2011 [4]
Enero 2011 [1]
Diciembre 2010 [4]
Noviembre 2010 [2]
Octubre 2010 [5]
Septiembre 2010 [4]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


3 de Diciembre, 2010


Testimonio de Experiencia Comunitaria, Horacio Vilor

Experiencia de Horacio Vilor

Que larga se hace la espera del miércoles, día de mi partida.- Debo dejar preparado todo en mi trabajo para partir rumbo a Chaco.- Esto pasaba por mi cabeza antes de comenzar el viaje al Impenetrable…-Mi decisión de joven de conocer toda la Argentina hizo que en mis viajes conociera palmo a palmo nuestro territorio salvo la zona del impenetrable.-

¿Qué paso? ¿El universo conspira para que en casi 50 años de recorridas conociera toda la geografía argentina menos la de esta zona? ¿Qué motivos habría para conocer este lugar en Julio del 2010? Ahora lo sé, mi experiencia de vida más importante se viviría en esa tierra de monte cerrado, seco y salvaje.-

Mi corazón se abrió como nunca cuando conocí sus pobladores, sus costumbres, su naturaleza, sus necesidades y sus esperanzas.-

Entré a la zona por el sudeste chaqueño y comencé a transpirar sus caminos de líneas rectas que hieren los montes milenarios de quebrachos, espinillos, palos borrachos y algarrobos. Cada tanto un puente sobre el lecho de un río seco, algún pueblo peleando el lugar al monte para no desaparecer. Mas al noroeste, casi cayéndome al Bermejo un cartel me anuncia: “TRES POZOS”, recorrí sus calles y apenas encontré un niño para preguntar por el próximo pueblo: “derecho para aiá” me indicó y me dirigí rumbo a “El Tartagal”.

A poco de andar reconocí un camión que días atrás ayudé a cargar, Le hice señas, lo paré y se bajaron a abrazarme. Que lindo haberme encontrado amigos tan lejos de nuestros pagos.- Me indicaron donde quedaron los integrantes de la Fundación y apuré el paso. Llegué a ese pueblo y con sorpresa encontré mucha gente caminando por sus calles. ¿Qué pasó? ¿De dónde salió tanta gente en este pueblo, si nada tiene de distinto a los demás?

Hasta allí había llegado la Cruzada llevando toneladas de amor en sus camiones. Venían desde Fortín Belgrano librando la batalla. Los chicos jugando y eligiendo su calzado, la sala de primeros auxilios seguía vacía esperando su turno para que la llenen.- La gente con bolsones volviendo a sus ranchos y los voluntarios haciendo su tarea, trabajando sin parar casi no advirtieron mi llegada.- Los abracé, me recibieron con alegría y me sumé a la misión con nuevas fuerzas para renovar las ganas de seguir pese al cansancio de todo el día sin parar.

Hicieron una pausa, me sumaron, Cristina Sánchez y los voluntarios me transmitieron la labor de varios días. Se los veía felices, estaban cansados y contentos. No entendía esa realidad, mas tarde la entendería-

Ayudé a terminar antes que el sol se perdiera sobre el río y rápido partimos a Tres Pozos, ese desolado paraje que horas antes había conocido de pasada.-

Llegó la hora de cenar, de compartir y todos estaban felices, cansados y vitales, cargados de compromisos y listos para cumplirlos, Una rara sensación de placer y agotamiento los invadía a todos y yo seguía sin entender.-

Al alba empezó mi posibilidad de entender, sentí la necesidad de brindar todo lo que podía sin retacear nada. De esta manera se me consumió el día subiendo, bajando, trayendo, llevando, sumando diferencias una tras otra, hasta sentir el corazón tan grande que parecía no caber en mi pecho.

¿De dónde salía tanta gente si ayer mismo parecía un pueblo desolado? ¿Qué habíamos logrado en ellos que nos hacían sentir tanta felicidad? Ahora entendía a mis compañeros.

¡Qué conmovedor fue escuchar a Cristina Sánchez presentar a los Voluntarios de la Fundación Corriente Cálida Humanística, dar a conocer su Visión de Vida y describir sus objetivos, que también fueron los nuestros; recibir de esta gente que casi no habla, un fuerte reconocimiento a nuestro empeño! Que húmedo se veía el paisaje desde mis ojos, cuando cientos de manos expresaban en sinceros aplausos el agradecimiento a tanto esfuerzo.-

Jamás olvidaré esta experiencia única, extraordinaria y maravillosa. Jamás olvidaré las miradas, las manos y los rostros de esta hermosa gente que parece detenida en el tiempo y sin sueños que realizar. Sólo aquellas vivencias que se sienten en el corazón perduran para siempre y nos acompañarán hasta el fin de nuestros tiempos.- Dijo un gran poeta de nuestra tierra: “Lo que d’entra a la cabeza, de la cabeza se va, lo que d’entra al corazón, d’entra y no se va mas”

Desde que volví del impenetrable ya no soy el mismo. Una necesidad de compartir con el que te requiere me surge siempre y con esta práctica, se llena de vida mi corazón.-

Fortín Belgrano, El Tartagal, Tres Pozos y todo el impenetrable, habían llegado a mi vida en el momento justo.-

Gracias a Cristina Sánchez de Fundación Corriente Cálida Humanística por darme la oportunidad.- Siempre recordaré esta experiencia de vida que solo se aprende con el corazón.

Por cristinasanchezhttp://www.zoomblog.com/blog/visiondevidacris - 3 de Diciembre, 2010, 18:24, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)




<<   Diciembre 2010  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

 

Blog alojado en ZoomBlog.com